En 1958 dejó atrás trece años de jugar en azul y rojo y adoptó sus representativos colores blanco y negro. Durante todo este tiempo hubo varios diseños en las segundas equipaciones, pasando del color gris, rojo y azul, blanco y negro. Con el primero de los dos goles, superó la marca de Mariano Martín como jugador del Barcelona más joven (veintidós años y medio) en anotar cien goles en partidos oficiales.