Durante la primera mitad, la ‘Roja’ fue de más a menos en un encuentro en que creó el peligro en los primeros compases y más tarde se fue apagando para recibir el daño a su espalda y dejando adueñarse a su rival del duelo, con Casillas, de vuelta al once tras dejar su puesto a David de Gea, siendo el mejor de rojo. Parece como si se hubieran esforzado tanto con la primera que para la segunda hicieron algo para salir del paso.