Para colmo, las posiciones de Isco e Iniesta se solapan. Días antes -en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey- los blancos ya habían derrotado a los culés en el Camp Nou certificando así su pase a la final. Compartió el grupo B con Italia, Suecia y una de las selecciones anfitrionas, Bélgica. Empezó perdiendo por 2-1 frente a Italia, le siguió un empate sin goles ante Suecia, pero en el último partido de la fase de grupos, logra un histórico resultado al vencer por 2-0 a la anfitriona Bélgica, y así pasa a cuartos de final, camiseta seleccion española donde finalmente fue eliminada por Portugal.