Wimbledon, algo que solo había conseguido el germano Boris Becker. En la práctica, una de las prendas más vistas sobre el asfalto de los últimos meses, rival de la versión de Loewe, con la que comparte las líneas limpias y la ubicación del anagrama. Muchos aprovecharon que se encontraban en el extranjero para no volver a casa. Del partícipe en una de las series españolas de Netflix con más éxito del globo terráqueo -Élite, ante las dudas-.