El desempeño de los jugadores argentinos importados no fue el esperado, dando la directiva de baja a Barreña y Bordagaray al término del torneo. Por otro lado, se continuó la exportación de talentos salidos de la cantera con la ida del arquero Alain Baroja al fútbol griego, equipacion españa al AEK Atenas. Tras dos empates y tres victorias, su primer tropiezo se produciría contra el Zulia Fútbol Club quien llevaba un auge tras la toma de posesión de César Farías.