Este miércoles, Michael Robinson, persona ligada al rugby español desde que en 2009 promoviese la celebración de la Superibérica, se dejó ver por las instalaciones de la Universidad Francisco de Vitoria, donde se celebra el clínic. Entre ellos Sergio Rodríguez, que hace una semana anunció que no jugaría. Lo hizo con guante de seda y España continuó con su idilio en una clasificación perfecta para firmar el pleno de diez triunfos en un inmaculado camino.